*/>

Archive for junio, 2008

Flores de papel

Da un toque de color a tus estancias con este fácil tutorial extraído del blog craftzine. Sigue estos 4 pasos
1. Dibuja una espiral en un trozo de papel de 10cm x 10cm
2. Recorta la espiral siguiendo las líneas que has dibujado
3. Enrolla el papel desde el extremo de la espiral hacia el interior de la misma.
4. Siguen enrollando hasta que te quedes sin papel y habrás acabado.

flores de papel

8 comments
 

Aprende a leer con tu hijo

Os comento nueve consejos extraidos de la web mamidelux, que a su vez los extrajo de la Guía para padres de niños de 0 a 6 años de Fundalectura, que  nos pueden servir para  inculcar el amor de nuestros hijos a la lectura.

leer
1. Lee con tus hijos antes incluso de que aprendan el alfabeto.
2. Establece una rutina, a la misma hora (siempre es relativo)durante 10-15 minutos cada día.
3. No impongas tu criterio, busca libros que les puedan gustar a ellos.
4. Si disfrutas leyendo ellos también lo harán.
5. Varía el tipo de lectura, tanto el contenido como el formato (libros, revistas, folletos,..)
6. Anima a tus hijos a construir su propia biblioteca.
7. Acude con tus hijos a las librerías y bibliotecas públicas.
8. Le con tus hijos siempre que puedas, ya sea vallas publicitarias, recetas de cocina, instrucciones de juguetes,…
9. Y ante todo, se paciente y cariñoso.

1 comment
 

Mentiras desmentidas

¿Sabes quien fue el que introdujo la idea de que  los wikingos  llevaban cuernos en sus cascos? ó que ¿Walt Disney  no dibujo a Mickey Mouse? Todas estas respuesta y algunas curiosidades más puedes encontrarlas en Punto Baires Blog


No comments
 

Diseño de una metropolis dentro de un volcán

Creo que las imágenes hablan por si solas…. Increible!

metropolis

Jesse van Dijk

No comments
 

Dudamos

Es muy común que ante una situación determinada, la gente se posiciones en un lado concreto. En el “sí” o en el “no”; en el “blanco” o en el “negro”; en el “todo” o en el “nada”…

En una conversación cualquiera, es posible que las personas tengan una opinión formada, debido a su propia experiencia previa o bien simplemente anticipando una posible respuesta ante la eventual situación planteada.

En cualquier caso, pocas veces escuchamos a nuestro/a interlocutor/a expresarse en los términos “depende”, “no lo tengo claro” o “puede ser”. Más bien escuchamos cosas como “supongo que…”, “debe ser por…” o “seguramente es por…”.

¿Por qué?

Nos han educado para dar respuestas, para no dudar; para tener una opinión sobre
todo, sea nuestra o ajena. Hay quien afirma que todo el mundo tiene una opinión.
Creo que es cierto, pero quizá en ocasiones una opinión sincera e igual de válida es “no lo tengo claro”.

Nuestra cultura occidental ha demostrado que no lo entiende, pero los orientales
sí contemplan este aspecto de humildad i sabiduría a la vez, a veces misterioso,
hasta el punto de educar a las nuevas generaciones con cuentos y fábulas que no acostumbran a tener un final del tipo “fueron felices y comieron perdices”,
sino enigmas que quedan abiertos, sin resolver.

No necesariamente sabe más quien da más respuestas, es una trampa que arrastramos desde el sofismo post-socrático. De hecho, la credibilidad del que admite sus dudas casi siempre aumenta a ojos de los/as interlocutores/as más exigentes.

1 comment
 

Mi deliciosa rutina

Mi deliciosa rutina está llena de bostezos y estiramientos en la cama, de sonrisas tatuadas, de vueltas sin sentido por la casa, de miradas que se encuentran, de sábados a la tarde, de canturreos en la ducha, de búsqueda de llaves,  de besos con mordiscos, de charlas laborales, de montañas de papeles, de distracciones en la ventana, de bromas y risas, de tostadas los domingos, de horas al teclado, de recuerdos de París, de paseos por las calles, de pan con tomate los viernes,de conversaciones triviales, de baños de sol, de almuerzos fugaces,  de cabezaditas en el sofá, de más horas en la trinchera, de inquietudes enfermizas, de barcos en el mar, de canciones infantiles, de abrazos mimosos y besos inesperados, de tu música, de cenas pausadas, de llamadas maternales, de mensajes cómplices,  de silencios necesarios, de calma absoluta, de suspiros placenteros, mi deliciosa rutina está llena de ti.

love you

4 comments
 

El patito feo

patito feo

Como cada verano, a la Señora Pata le dio por empollar y todas sus amigas del corral estaban deseosas de ver a sus patitos, que siempre eran los más guapos de todos.
Llegó el día en que los patitos comenzaron a abrir los huevos poco a poco y todos se congregaron ante el nido para verlos por primera vez.

Uno a uno fueron saliendo hasta seis preciosos patitos, cada uno acompañado por los gritos de alborozo de la Señora Pata y de sus amigas. Tan contentas estaban que tardaron un poco en darse cuenta de que un huevo, el más grande de los siete, aún no se había abierto.

Todos concentraron su atención en el huevo que permanecía intacto, incluso los patitos recién nacidos, esperando ver algún signo de movimiento.
Al poco, el huevo comenzó a romperse y de él salió un sonriente pato, más grande que sus hermanos, pero ¡oh, sorpresa!, muchísimo más feo y desgarbado que los otros seis…
La Señora Pata se moría de vergüenza por haber tenido un patito tan feo y le apartó con el ala mientras prestaba atención a los otros seis.
El patito estaba muy triste, porque su mama no le quería.

Pasaron los días y su aspecto no mejoraba, al contrario, empeoraba, pues crecía muy rápido y era flacucho y desgarbado, además de torpe el pobrecito.
Sus hermanos se reían constantemente de él llamándole feo y torpe.

El patito decidió que debía buscar un lugar donde pudiese encontrar amigos que de verdad le quisieran a pesar de su desastroso aspecto y una mañana muy temprano, antes de que se levantase el granjero, huyó por un agujero del cercado.

Así llegó a otra granja, donde una vieja le recogió y el patito feo creyó que había encontrado un sitio donde por fin le querrían y cuidarían, pero se equivocó también, porque la vieja era mala y sólo quería que el pobre patito le sirviera de primer plato. También se fue de aquí corriendo.

Llegó el invierno y el patito feo casi se muere de hambre pues tuvo que buscar comida entre el hielo y la nieve y tuvo que huir de cazadores que pretendían dispararle.

Al fin llegó la primavera y el patito pasó por un estanque donde encontró las aves más bellas que jamás había visto hasta entonces. Eran elegantes, gráciles y se movían con tanta distinción que se sintió totalmente acomplejado porque él era muy torpe. De todas formas, como no tenía nada que perder se acercó a ellas y les preguntó si podía bañarse también.

Las aves que eran unos bellos cisnes le respondieron:
- ¡Claro que sí, eres uno de los nuestros!

A lo que el patito respondió:
-¡No os burléis de mí!. Ya sé que soy feo y desgarbado, pero no deberíais reír por eso…

- Mira tu reflejo en el estanque -le dijeron ellos- y verás cómo no te mentimos.

El patito se introdujo incrédulo en el agua transparente y lo que vio le dejó maravillado. ¡Durante el largo invierno se había transformado en un precioso cisne!. Aquel patito feo y desgarbado era ahora el cisne más blanco y elegante de todos cuantos había en el estanque.
Así fue como el patito feo se unió a los suyos y vivió feliz para siempre.

1 comment