*/>

Archive for enero, 2008

Disfraz de Caperucita roja

caperucita

Cuatro nociones para hacernos nosotros mismos el disfraz de caperucita roja… la dulzura la pones tu.

(más…)

9 comments
 

Cuando los árboles no te dejan ver el bosque

Pasamos por la vida sin mirar. Nos metemos en nuestros bucles cotidianos,
repetimos y repetimos los mismos gestos, los mismos pensamientos. Miramos siempre
a los mismos sitios. Centramos nuestra atención siempre en las mismas cosas.
Y nos perdemos todo lo demás.
” texto extraído del articulo de Ricardo Ros.

bosque Imagen de George Moo

2 comments
 

Cuentos para cada edad

“Érase una vez, en un lugar muy lejano… “   Estas palabras máginas consituyenel abracadabra, la puerta de entrada a un mundo de ilusión en el que todo es posible.
Hemos de partir de que para cada edad hay un tipo de cuento, un tipo de historia y una forma de narrarla.

leer un cuento

(más…)

No comments
 

Haz tu propia libreta

El papel nos da multitud de posibilidades en el campo de las manualidades. Hay trabajos con este material para todas las edades, inquietudes, presupuestos y necesidades.
Aquí os presento una propuesta para haceros vuestras propias libretas de notas.

ejemplos libretas abiertas

(más…)

8 comments
 

Ahora os sorprendo yo

A veces crees conocer a la gente que te rodea, te das cuenta de que no las conoces tan bien como creías. Algo así me pasó  el sábado noche…
Me organizaron una cena sorpresa… allí estaban buenos amigos, gente que aprecio y quiero. Así que por ellos va esta entrada. Para los principes y princesas de mi vida.
Gracias.

principes y princesas

No comments
 

Decorar Cristal

Si tienes en casa el típico plato de cristal ó bien un cenicero que no uses, pues transformarlo en un bonito objeto decorativo… Te atreves?

plato ejemplo

(más…)

1 comment
 

Caperucita roja

Perrault fue el primero que recogió esta historia y la incluyó en un volumen de cuentos (1697)
En 1812, los hermanos Grimm, dieron otra vuelta de tuerca a la historia. Retomaron el cuento, y escribieron una nueva versión, que fue la que hizo que Caperucita fuera conocida casi universalmente, y que, aún hoy en día, es la más leída.

caperucita roja Ilustración de J.Montiel

Versión de Charles Perrault

Había una vez una niñita en un pueblo, la más bonita que jamás se hubiera visto; su madre estaba enloquecida con ella y su abuela mucho más todavía. Esta buena mujer le había mandado hacer una caperucita roja y le sentaba tanto que todos la llamaban Caperucita Roja.
Un día su madre, habiendo cocinado unas tortas, le dijo:
- Anda a ver cómo está tu abuela, pues me dicen que ha estado enferma; llévale una torta y este tarrito de mantequilla.

Caperucita Roja partió en seguida a ver a su abuela que vivía en otro pueblo. Al pasar por un bosque, se encontró con el compadre lobo, que tuvo muchas ganas de comérsela, pero no se atrevió porque unos leñadores andaban por ahí cerca. Él le preguntó a dónde iba. La pobre niña, que no sabía que era peligroso detenerse a hablar con un lobo, le dijo:
- Voy a ver a mi abuela, y le llevo una torta y un tarrito de mantequilla que mi madre le envía.
- ¿Vive muy lejos?, le dijo el lobo.
- ¡Oh, sí!, dijo Caperucita Roja, más allá del molino que se ve allá lejos, en la primera casita del pueblo.
- Pues bien, dijo el lobo, yo también quiero ir a verla; yo iré por este camino, y tú por aquél, y veremos quién llega primero.

El lobo partió corriendo a toda velocidad por el camino que era más corto y la niña se fue por el más largo entreteniéndose en coger avellanas, en correr tras las mariposas y en hacer ramos con las florecillas que encontraba. Poco tardó el lobo en llegar a casa de la abuela; golpea: Toc, toc.
- ¿Quién es?
- Es su nieta, Caperucita Roja, dijo el lobo, disfrazando la voz, le traigo una torta y un tarrito de mantequilla que mi madre le envía.

La cándida abuela, que estaba en cama porque no se sentía bien, le gritó:
- Tira la aldaba y el cerrojo caerá.

El lobo tiró la aldaba, y la puerta se abrió. Se abalanzó sobre la buena mujer y la devoró en un santiamén, pues hacía más de tres días que no comía. En seguida cerró la puerta y fue a acostarse en el lecho de la abuela, esperando a Caperucita Roja quien, un rato después, llegó a golpear la puerta: Toc, toc.
- ¿Quién es?

Caperucita Roja, al oír la ronca voz del lobo, primero se asustó, pero creyendo que su abuela estaba resfriada, contestó:
- Es su nieta, Caperucita Roja, le traigo una torta y un tarrito de mantequilla que mi madre le envía.

El lobo le gritó, suavizando un poco la voz:
- Tira la aldaba y el cerrojo caerá.

Caperucita Roja tiró la aldaba y la puerta se abrió. Viéndola entrar, el lobo le dijo, mientras se escondía en la cama bajo la frazada:
- Deja la torta y el tarrito de mantequilla en la repisa y ven a acostarte conmigo.

Caperucita Roja se desviste y se mete a la cama y quedó muy asombrada al ver la forma de su abuela en camisa de dormir. Ella le dijo:
- Abuela, ¡qué brazos tan grandes tienes!
- Es para abrazar mejor, hija mía.
- Abuela, ¡qué piernas tan grandes tienes!
- Es para correr mejor, hija mía.
- Abuela, ¡qué orejas tan grandes tienes!
- Es para oír mejor, hija mía.
- Abuela, ¡que ojos tan grandes tienes!
- Es para ver mejor, hija mía.
- Abuela, ¡qué dientes tan grandes tienes!
- ¡Para comerte!
Y diciendo estas palabras, este lobo malo se abalanzó sobre Caperucita Roja y se la comió.

La versión de los hermanos Grimm tiene un final más dulce..

Cuando el lobo hubo saciado su voraz apetito, se metió de nuevo en la cama y comenzó a dar sonoros ronquidos. Acertó a pasar el cazador por delante de la casa, y pensó: “¡Cómo ronca la anciana!; debo entrar a mirar, no vaya a ser que le pase algo”. Entonces, entró a la alcoba, y al acercarse a la cama, vio tumbado en ella al lobo.
- Mira dónde vengo a encontrarte, viejo pecador! – dijo -; hace tiempo que te busco.
Entonces le apuntó con su escopeta, pero de pronto se le ocurrió que el lobo podía haberse comido a la anciana y que tal vez podría salvarla todavía. Así es que no disparó sino que cogió unas tijeras y comenzó a abrir la barriga del lobo. Al dar un par de cortes, vio relucir la roja caperuza; dio otros cortes más y saltó la niña diciendo :
- ¡Ay, qué susto he pasado, qué oscuro estaba en el vientre del lobo!
Y después salió la vieja abuela, también viva aunque casi sin respiración. Caperucita Roja trajo inmediatamente grandes piedras y llenó la barriga del lobo con ellas. Y cuando el lobo despertó, quiso dar un salto y salir corriendo, pero el peso de las piedras le hizo caer, se estrelló contra el suelo y se mató.
Los tres estaban contentos. El cazador le arrancó la piel al lobo y se la llevó a casa. La abuela se comió la torta y se bebió el vino que Caperucita Roja había traído y Caperucita Roja pensó: “Nunca más me apartaré del camino y adentraré en el bosque cuando mi madre me lo haya pedido.”

4 comments
 

Lunes 7 de enero

Lunes, el día de mi trigésimo cumpleaños. No hace demasiado frío para ser enero, y en la radio esta sonando it’s my life de BonJovi.. que apropiada.. No hay mucho que contar, es un día igual como otro cualquiera,aunque para mi quiera ser diferente.  Son 30 años de risas, alguna que otra lágrima, días felices y días nublados. Pero si tuviese que hacer balance en general seria positivo… además quien puede quejarse si se tienes una familia que te quiere y  alguien a quien querer…

1 comment
 

Los mejores diseños con CSS del 2007

Estos son los 50 mejores diseños web realizados en CSS según Best Web Gallery del 2007.

css 2007

No comments
 

Patrones de colores

ColourLovers es una web que ofrece una galería de patterns ó patrone. Puedes encontrar más de 3000 variedades y además la cifra va en aumento ya que podemos crear nuestro propio patrón y añadirlo a la galería. ¿Te animas?

patron1        patron2        patron3

No comments
 
 Page 1 of 2  1  2 »